Clases de refuerzo: ¿necesarias o un castigo?

Está claro que la respuesta a la pregunta sobre las clases de refuerzo que titula este ‘post’ dependerá de a quién se le haga la pregunta: para las madres y los padres, la necesidad de clases de refuerzo está más allá de toda duda en cuanto su retoño muestre la más mínima flaqueza ante las matemáticas, la lengua o el inglés. Y es cierto que hay peques que necesitan ayuda fuera del colegio, para potenciar sus conocimientos sobre algunas materias. Pero si se les pregunta a muchas/os niñas/os la respuesta será muy diferente.

Las clases de refuerzo suelen plantearse como un problema para muchos padres, pues algunas/os niñas/os precisan ayuda extra para mejorar su rendimiento en determinadas asignaturas. En estos casos, es importante coordinar este diagnóstico con los tutores de los menores en el colegio ya que ellos podrán orientar a los padres en cuanto a los aspectos en los que flaquean sus hijos y con los que necesitan ayuda.

Clases de refuerzo ¿particulares o en grupo?

El momento en que llegan las notas a casa suele ser uno de los más habituales para activar la necesidad de las clases particulares. Al ver los suspensos, muchos padres empiezan a plantearse esta posibilidad. En muchas ocasiones, no es necesario llegar al suspenso ya que un buen diagnóstico temprano podrá ayudar al niño a mejorar en esa materia que se le haya atascado.

Una vez que se haya llevado a cabo el diagnóstico correcto sobre las necesidades del niño en cuanto a clases particulares, los padres deberán buscar el lugar adecuado para que el niño reciba este refuerzo. Los padres pueden optar por un profesor particular que acuda a casa a ayudar al niño o por un centro especializado, en el que el niño recibirá las clases particulares en grupo. Se puede optar por una u otra opción y si cualquiera de ellas no funciona, se puede recurrir a la otra. Cada niño presenta unas necesidades especiales y puede adaptarse mejor o peor a determinadas situaciones.

No son un castigo

Por otro lado, hay que evitar que el niño vea las clases particulares como un castigo. Las clases particulares son un refuerzo para ayudar al niño a mejorar en sus capacidades de aprendizaje. Por eso, los padres tendrán la tarea de motivar al niño y presentarle este refuerzo como una actividad positiva que les va a ayudar a avanzar en sus estudios.

Por último, no hay que atosigar al niño con una sobrecarga de clases particulares. El niño no debe verse sobrepasado con una sobrecarga de tareas a las que no puede hacer frente. Tras las horas lectivas en la escuela hay que compensar esta carga de estudio con actividades lúdicas y de ocio en las que el niño pueda distraerse. La actividad física es fundamental para el desarrollo del niño y, además, puede ayudarle a concentrarse mejor y ser más eficiente a la hora de sentarse ante los libros.

Publicado en Conducta infantil y etiquetado , , , , , , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *