Peleas-hermanos-Bye-Piojito

A empujones, como buenos hermanos

«El amor entre un hombre y una mujer crece y mengua como la Luna; pero el amor de un hermano por su hermano es constante como las estrellas y eterno como la palabra del Profeta», reza un antiguo proverbio árabe. Juegan, se divierten juntos, parece que son absolutamente felices… y de repente, estalla la pelea. Una situación absolutamente normal –eso sí, muy escandalosa e incluso a veces desquician para el resto de los miembros de la familia– en la que, como padres, debemos saber cuándo y de qué manera intervenir.
Seguir leyendo