comerse-mocos-bye-piojito

Comerse los mocos es bueno para la salud

Una costumbres muy arraigadas en los niños –y en no pocos adultos– es la de hurgarse la nariz, extraer mocos y comérselos. Asociado siempre a una costumbre negativa, tratamos de educar a nuestros hijos para que no lo hagan. Pero recientes estudios muestran que comerse los mocos es aparentemente bueno para los dientes y el estómago.

Seguir leyendo

bye-piojito-miedo-infantil

3-4 años: malcriados a nuestro pesar (2ª parte)

Tener unos límites no significa estar diciendo “no” a cada petición del niño. Es incluso beneficioso romper alguna norma de vez en cuando. “Desconsentir” es posible, aunque no de la noche a la mañana. Y no desesperéis: de seis meses a un año, e incluso antes, el malcriado comienza a comportarse mejor.

Seguir leyendo

malcriados-bye-piojito

3-4 años: malcriados a nuestro pesar (1ª parte)

Si no consigue lo que desea por las buenas, lo intenta por las malas. Alrededor de los 3-4 años todo lo que sabe es “quiero eso y lo quiero ahora”, pero debemos enseñar al potencial malcriado dónde están los límites. Y no olvidar que si establecemos metas razonables para ellos, y mantenemos cierta disciplina, no debemos preocuparnos estar consintiéndoles cada vez que cedamos en algo.

Seguir leyendo

inteligencia-emocional-bye-piojito

3-4 años: Celosos con la llegada de un hermano (2ª parte)

Cuando “el nuevo” hace su entrada triunfal en el hogar, el primogénito estalla sin remedio en una tormenta de celos. Compartir el cariño de mamá y papá no le hace ninguna gracia, se siente inquieto, herido y furioso. Hasta ahora él era el rey de la casa, el centro de atenciones y mimos. Ahora, en el puzzle familiar hay una nueva pieza y hay que recolocarse para continuar viviendo juntos. No se trata de disimular el amor hacia su hermano, sino demostrar que hay para los dos.

Seguir leyendo

llegada-hermano-bye-piojito

3-4 años: Celosos con la llegada de un hermano (1ª parte)

Para el primer hijo, dueño y señor de nuestro amor, no es fácil aceptar la llegada de un nuevo personaje que, al principio, le desplazará sin remedio a un segundo plano. Le hemos informado con toda claridad sobre la llegada de un hermanito, hemos respondido a todas sus preguntas, hemos intentado integrarle en los preparativos y hemos tomado todas las precauciones posibles para que no se sintiese desplazado.

Seguir leyendo